El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Minuto 91

El gran momento del motociclismo español

Varios son los motivos por los que vive una época dorada que nos alegra a todos.

Cuando en 1969 el zamorano Ángel Nieto conseguía en la categoría de 50cc. el primer título de campeón del mundo de motociclismo para España, nadie en su sano juicio podía pensar que treinta y cinco años después nuestro país dominaría de manera realmente apabullante este deporte del motor sobre dos ruedas.

Algo se ha hecho bien al margen de las heroicidades y las genialidades de los pioneros, caso de Nieto, cuyo enorme talento y un derroche de trabajo e ilusión en medio de unas condiciones realmente lamentables le llevaron a convertirse en una leyenda de este deporte. Es más, algo se ha hecho muy bien, poco a poco y desde la base, poniendo unos cimientos muy sólidos, que nos permiten disfrutar de un increíble presente y ver el futuro con enorme optimismo. El resultado está ahí, en los últimos cinco años, de los quince campeones del mundo que ha habido, doce han sido españoles y en 2010, 2013 y 2014 España ha hecho pleno, tres de tres.

Evidentemente, la aparición de Nieto y sus triunfos hicieron mucho por fomentar un deporte que en España no contaba ni con infraestructuras ni con apoyo. No había circuitos, ni industria, ni tradición. La repetida imagen en la televisión de Ángel Nieto recogiendo copas y trofeos tras entrar el primero en la meta en noventa carreras y proclamándose campeón del mundo en “doce más una” ocasiones en dos categorías distintas (50cc. y 125cc.), sin duda animaron a muchos jóvenes a subirse a una moto. Pero eran tiempos difíciles, en donde no todo el mundo se podía permitir el lujo de tener una moto especialmente preparada para la competición, afrontar los gastos que suponían desplazarse para participar en una prueba y además tener un lugar para entrenar. Conviene no olvidar que un gran piloto español, dos veces campeón del mundo, el valenciano Ricardo Tormo, sufrió un terrible accidente cuando probaba una moto en un polígono industrial. Un Simca 1200 se cruzó en su camino y aunque milagrosamente salió vivo, la colisión le produjo unas gravísimas lesiones que acabaron con su carrera. Eso fue en 1984.

Seguramente el desarrollo económico que fue experimentado España en las últimas décadas hubiese propiciado la aparición de otros pilotos, como así sucedió y tras Nieto y Tormo llegaron Jorge Martínez “Aspar”, Sito Pons, Alex Crevillé o “Champi” Herreros, todos ellos campeones del mundo. Pero la auténtica eclosión del motociclismo español fue, más o menos, con la llegada del nuevo siglo. Desde entonces, la parrilla tiene color español. Empezando por la categoría inferior, 125cc., actualmente denominada Moto3, por donde han pasado todos los pilotos que ahora reinan en las otras categorías o bien ocupan las primeras plazas, caso de Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo, Álvaro Bautista, Héctor Barberá, Toni Elias, Pol Espargaró, Nico Terol, Julian Simón, Luis Salom, Efrén Vázquez y una larguísima lista en la que incluso aparece una chica, una pionera, la murciana Ana Carrasco, la mujer más joven en competir en una prueba del Campeonato del Mundo. Debutó en 2013 con tan sólo 16 años.

Todo esto tiene dos principales responsables, la Real Federación Española de Motociclismo, actualmente presidida por Àngel Viladoms, y la empresa Dorna Sports, S.L., una compañía creada en 1988 para gestionar derechos deportivos, que en 1993 compró los derechos del Campeonato del Mundo de Motociclismo. De la colaboración entre ambas entidades, así como de un buen número de marcas comerciales (Repsol, Estrella Galicia, etc.) que apoyan a las escuderías, a los equipos y a los pilotos, de una red de circuitos bastante más que decente y de un Campeonato de España que fomenta la competición y el aprendizaje (hay carreras para chavalines de nueve años), ha salido una generación, ya más de una, de pilotos que copan el pódium carrera tras carrera y que han situado a España como el tercer país con más títulos mundiales (44), tras Reino Unido (45) e Italia (75).

Pero no sólo son grandes pilotos lo que ofrece nuestro país. De este trabajo concienzudo y bien planteado también aportamos ingenieros, mecánicos, informáticos aplicados a la mecánica, especialistas en todo tipo de artilugios y tareas propias de la competición. Hay españoles en equipos de todos los países desarrollando una actividad paralela unida al motociclismo. Muchos jóvenes que intentan dar el salto y convertirse en pilotos profesionales se quedan en el camino, pero finalmente encuentran su lugar en el taller o en lugares cercanos al asfalto, en donde desarrollar su pasión por las carreras. Una industria que mueve millones y ofrece numerosos puestos de trabajo, tanto los directos, relacionados con la competición, como otros imprescindibles para el desarrollo de la misma.

Esto no puede durar eternamente. Llegará un momento en el que otros copiarán el modelo español y empezarán a salir grandes pilotos, hornadas de campeones en Italia, país con una enorme tradición, en Francia, en el Reino Unido o en Japón. De hecho, muchos pilotos de estos países, y de otros, vienen a España a participar en nuestro campeonato nacional porque saben que es aquí donde mejor se “fabrican” campeones. Disfrutemos pues de este momento increíble, al que posiblemente no se le da todo el mérito que tiene. Este año los campeones han sido los hermanos Márquez, Marc y Álex, y “Tito” Rabat; el año pasado fueron Marc Márquez, Pol Espargaró y Maverick Viñales, pero detrás de ellos hay subcampeones y terceros puestos y pilotos jóvenes, brillantes y competitivos que ocupan carrera tras carrera los primeros lugares de la clasificación.

Esto no durará siempre, vale, pero este ahora es pura gloria. Y no sólo por ganar, que ya es bastante, sino porque nuestros pilotos marcan la diferencia, hacen historia y son y serán referencia para próximas generaciones. En esto, por una vez, los españoles vamos como motos.

17273747576777scroll down

Minuto 91

Minuto 91

Dioses endiosados

Miguel de Santos

Neymar, Bale, Isco… Los nuevos talentos de la Liga apenas superan los 20 años. Sus ingresos no siempre sustentan excentricidades.
leer

Todo esto
y mucho más
en Minuto 91
+