El Hedonista El original y único desde 2011

“¡Si uno conociera lo que tiene, con tanta claridad como conoce lo que le falta!”. Mario Benedetti

Menu abrir sidebar

Música

Canciones para disfrutar amablemente de la vidaEl mundo gira a lo loco

Música reparadora para una vuelta no siempre voluntaria. Toca seguir moviendo la rueda. Nos queda, siempre, la música.

Huir hacia adelante, cuatro días, no más; que todo se pare, que nos bajamos, que en el lado amable del mundo aún podemos elegir. Y así, olvidados e inconscientes, abandonados a un vacío falsamente reparador, nuestro mundo deja de girar. Mentiras necesarias para seguir confundidos, para transitar por ese universo que han dibujado por y para nosotros.
La senda a seguir aparece ese lunes triste poniendo las cosas en su sitio; y ahí estamos otra vez jugando a su juego, empujando la rueda con la que entramos mansos en el redil. Mientras,  su mundo gira locamente con nosotros dentro. Y así por los siglos. O no.

World spins madly on
(The Weepies)

Woke up and wished that I was dead
With an aching in my head
I lay motionless in bed
I thought of you and where you’d gone
and let the world spin madly on

Everything that I said I’d do
Like make the world brand new
And take the time for you
I just got lost and slept
right through the dawn
And the world spins madly on

I let the day go by
I always say goodbye
I watch the stars from my window sill
The whole world is moving
and I’m standing still

Woke up and wished that I was dead
With an aching in my head
I lay motionless in bed
The night is here and the day is gone
And the world spins madly on

I thought of you and where you’d gone
And the world spins madly on.

Música

Música

Canciones para una tarde de sofá y manta

Miguel de Santos

El invierno y las ausencias. Ninguna estación tan propicia para las nostalgias. Lo que se fue y lo que está por venir, que de ambas se alimenta. Los día cortos, las noches interminables, y el sofá y la manta de … leer

Música

El mundo gira a lo loco

Miguel de Santos

Música reparadora para una vuelta no siempre voluntaria. Toca seguir moviendo la rueda. Nos queda, siempre, la música. leer

Todo esto
y mucho más
en Música
+