El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Música

Y el alma se puso a rezar y a bailar

Los Vintage Trouble desempolvan el viejo espíritu. Y si suena soul, el negro es mi color.

Cuando los negros del sur de los Estados Unidos empezaron a emigrar hacia el norte y el oeste, a dejar el campo y el mundo rural para ocupar las ciudades y así escapar de la pobreza y la presión racista, se llevaron las pocas cosas que tenían, entre ellas su orgullo de raza y su música: el góspel y el rhythm and blues, la religión y el ritmo. En ese nuevo espacio, en ese nuevo tiempo, surgió el soul.

Algunas de las primeras canciones del gran reverendo Solomon Burke, a finales de los 50, principios de los 60, marcaron las bases de lo que sería el alma negra musical del siglo XX, aunque algunos consideran que “I got a woman” de Ray Charles (1954) es la primera canción de lo luego se denominó soul. A ellos les siguieron nombres como Sam Cooke, James Brown, la divina Aretha Franklin, Don Convay, Arthur Alexander… Un estilo musical tan lleno de figuras y, sobre todo, de canciones eternas que lo situaron en lo más alto. Ciudades como Memphis o Chicago, estudios de grabación como Muscle Shoal, sellos discográficos como Atlantic, Stax o Motown, grandes productores, excelentes músicos de sesión… todos ellos contribuyeron a formar una industria, toda una revolución musical que por supuesto alcanzó a Europa. Los Beatles o los Stones, por citar algunos, se rindieron a sus pies.

Desde hace unos años, el soul, que vivía horas bajas, ha revivido gracias a nuevas bandas y artistas que han desempolvado aquel viejo espíritu. Entre estos nuevos “souleros” están Vintage Trouble; y no son unos más, son de lo mejorcito. De entonces y de ahora. Vienen de Los Ángeles, empezaron en el 2010, tienen sólo un disco, espléndido, por cierto, titulado “The Bomb Shelter Sessions”, que se grabó en tres días con la intención de hacer unas maquetas que sirvieran de tarjeta de presentación. El resultado de aquella grabación, con un sonido profundo como el de los viejos tiempos del vinilo y captando la esencia del movimiento soul, fue tan bueno que se auto editaron un disco que está funcionado de maravilla.

La formación de Vintage Trouble es una roca. Tres músicos blancos: Nalle Colt a la guitarra, sobrio y poderoso que aporta fuerza, solvencia y espíritu. Richard Danielson en los tambores es un reloj, una auténtica máquina de precisión. El bajista, Rick Barrio Dill, es original, con mucho pulso y muy divertido, impone un ritmo diferente; incluso él lleva un ritmo diferente, algo espasmódico y parece que baila otra canción, la siguiente o tal vez la anterior. Y por último, el cantante negro Ty Taylor, todo un portento. Unas veces recuerda a Wilson Picket, otras a Percy Sledge, también a Eddie Floyd y muchas a Otis Redding. Pero siempre hay algo que permanece, su propio estilo, su presencia, su calidad.

Apoyados por una legión de seguidores en todo el mundo, agrupados bajo el nombre de los Troublemakers, y catapultados por sus apariciones en los principales shows televisivos americanos e ingleses, Vintage Trouble han conseguido ser teloneros de The Who, Bon Jovi o Lenny Kravitz y mostrar ante una numerosa audiencia la fuerza y vitalidad de su directo, de su música.

“Nobody told me” es una plegaria, una preciosa canción en la que, siguiendo la tradición del soul, el estribillo contesta a la pregunta planteada en la estrofa. Un canto de sufrimiento, de dolor y también de esperanza sensacionalmente interpretada. Emocionante. La verdadera magia del soul que cuando aparece nos hace proclamar aquello que de “el negro es mi color”.

Estupendo para:
– despertar.
– templarse.
– echar la vista atrás y seguir hacia adelante.

“Nobody told me”
This is a message and a calling
So, get up and gather around, everyone.
I’m withering. Dying. Trembling from trying. Barely crawling.
What can be done?
What will be done?

NOBODY TOLD ME
NOBODY TOLD ME
NOBODY TOLD ME
HOW HEAVY THIS LIFE WAS GONNA BE

Here stands a silver lined believer. Not believing.
A rosy-eyed dreamer awakening
Into a moment when hands are not given to the needing
What will become
Of this needing one?

NOBODY TOLD ME
NOBODY TOLD ME
NOBODY TOLD ME
HOW HEAVY THIS LIFE WAS GONNA BE

If I can just hold on
Until the morning dawns
And nothing remains but a better day
And my song…
Will sing of the weighed down times now behind me.
And I’ll be moving.
And I’ll be grooving.

NOBODY TOLD ME
NOBODY TOLD ME
NOBODY TOLD ME
HOW HEAVY THIS LIFE WOULD BE
HOW HEAVY THIS LIFE WOULD BE

But I keep pushing on

Everyday’s getting heavier and heavier
Heavier and heavier
Everyday’s getting heavier and heavier
Heavier and heavier

 

2 respuestas a Y el alma se puso a rezar y a bailar

  1. Maxi dijo:

    Estupendo para cualquier ocasión y que puesta en escena. Ahí hay mucho estilismo…Cute!

  2. Ana P dijo:

    Vuelve Berry Gordy y su Tamla-Motown…los sesenta nos revisitan

Música

Música

Judith Jáuregui, pianista

Miguel de Santos

Judith Jáuregui es una mujer vital, divertida, culta, viajada, reflexiva, espontánea… y una excelente piansta que siempre pone la técnica al servicio de la emoción. Si escucharla es un gran placer, conocerla un poco más, merece la pena. leer

Música

Spanish Brass llega al Café Comercial

Miguel de Santos

Dentro del ciclo de conciertos de música clásica The London Musich N1ghts, organizado por La Fonoteca y The London N.1. Este quinteto de metal se ha consolidado como uno de los mas importantes del panorama español tras mas de 30 años de trayectoria y 21 trabajos discográficos. leer

Música

Canciones para una tarde de sofá y manta

Miguel de Santos

El invierno y las ausencias. Ninguna estación tan propicia para las nostalgias. Lo que se fue y lo que está por venir, que de ambas se alimenta. Los día cortos, las noches interminables, y el sofá y la manta de … leer

Todo esto
y mucho más
en Música
+