El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Pasiones

La apuesta del Corral de la Morería por la vanguardia de la danzaZincalí, en el Corral de la Morería, un homenaje a la raíz del flamenco

Tras dos meses de preparativos, se estrena en el Corral de la Morería el espectáculo Zincalí. Una oportunidad única para disfrutar, en la distancia corta, de bailarines que llenan los principales teatros del mundo y sentir así la energía arrolladora de la creación.

Que exista un lugar como el Corral de la Morería es una fortuna para los amantes de la danza y de la gastronomía –su restaurante gastronómico cuenta con una estrella Michelin-. El mejor tablao del mundo, que lleva nada menos que 64 años entreteniendo a la sociedad madrileña, se ha convertido en un centro de producción y creación coreográfica, y se puede decir que hoy lidera la vanguardia del flamenco.

Un estreno mundial

Recién estrenado el 2020, la cartelera se actualiza para traer un nuevo espectáculo hasta su famoso tablao, Zincalí. Una producción que abarca varios tipos de danza española, para cuya dirección se ha apostado por Antonio Najarro, ex director del Ballet Nacional de España. Es, en esencia, un espectáculo artístico que toma la forma de un viaje hasta la raíz del arte flamenco, pero con un toque de vanguardia. “Traer esta obra al Corral es una satisfacción muy grande que me lleva a recordar momentos en los que se rompía con lo establecido en el mundo del flamenco y me lleva a una juventud que ya no tengo” afirma Blanca del Rey, una de las bailaoras más destacadas de nuestro país y quien dirige hoy el Corral de la Morería, junto con sus hijos Armando y Juan Manuel.

El papel protagonista de Zincalí lo toma “El Yiyo”, considerado la nueva estrella del baile flamenco actual, una fuerza bruta cuyo zapateo hace retumbar la sala. Lo hace acompañado de Belén López, bailaora de raza y virtuosa del flamenco, y de Inmaculada Salomón, Primera Bailarina del Ballet Nacional de España que la institución ha cedido durante la temporada y que será la encargada de poner la nota elegante y sutil. Tres estrellas de la danza española que brillan con luz propia y que han tenido la oportunidad de crear sus propios números: “hay que dejar libertad para que los protagonistas expriman su potencial. El resultado es una composición deliciosa (…) hay ritmo, hay fuerza y hay riesgo, porque en el riesgo está la evolución” confiesa orgulloso Antonio Najarro.

Las castañuelas y el braceo elegante se entremezclan con las maravillosas capas y sombreros confeccionados por Oteyza, uno de los diseñadores de moda española que mejor muestran la evolución del traje tradicional. Arte de entretelas que estará también representado en varios de los diseños emblemáticos que en su día lució Blanca del Rey, como la preciosa bata de cola que luce Inmaculada Salomón. La música corre a cargo de Jose Luis Montón, el guitarrista flamenco que se ha encargado de componer las piezas donde no faltan guitarras, percusión, voces y flauta. “No se puede tener más luz que la que tienen los protagonistas” afirma el propio Jose Luis, quien siente, haciendo un importante ejercicio de humildad, que “son los compañeros los que crean el ambiente, los que ponen la voz a lo que yo imagino”.

Un lugar, muchas historias

La tónica en el Corral de la Morería es que las noches se hagan largas o, mejor dicho, demasiado cortas. Y es que, en todos estos años de vida, se ha convertido en un refugio donde se satisface el apetito artístico y cultural, uno de los símbolos del país que el propio New York Times ha incluido en su lista de “los 1.000 sitios que ver antes de morir”. Imposible es hablar de la historia de este corral y no mencionar los encuentros de Blanca del Rey con los grandes de la danza como Nureyev o Maya Plisétskaya, las andanzas de Ava Gadner con Frank Sinatra y Luis Miguel Dominguín, el baile por bulerías de Ronald Reagan con Lucero Tena, tampoco la noche flamenca de John Lennon en los sótanos del tablao aprendiendo acordes flamencos, el intento de Dalí de asistir con su pantera, o la visita secreta del Ché Guevara.

La gastronomía por bandera

La faceta gastronómica del Corral de la Morería no se queda a un lado, porque en los últimos años la familia del Rey ha apostado fuertemente por impulsarla para que así sea un motivo más de la visita. Para lograrlo, han contado con el asesoramiento y la colaboración de cocineros de renombre como José Luis Esteban –Lágrimas Negras-, Salvador Brugués –experto mundial en cocina al vacío-, y el repostero Jordi Puigvert –Les Cols, Alquimia-. Hoy es David García quien, desde su puesto como jefe de cocina, se encarga de la propuesta gastronómica. Una cocina de gran personalidad que bebe de sus raíces vascas para ser reformulada, y que ha logrado darle al Corral de la Morería su primera estrella Michelin desde el Restaurante Gastronómico Corral, que cuenta tan solo con cuatro mesas.

Sin duda, un lugar donde vivir, beber y dejarse embaucar por el duende que impregna cada esquina.

* Imprescindible echar un vistazo a la bodega que atesora, en la que se guardan más de 1.000 referencias de vinos generosos andaluces, sobre todo, del marco de Jerez. Lo que la convierte en la carta más importante de vinos de Jerez a nivel mundial.

17273747576777scroll down

Pasiones

Todo esto
y mucho más
en Pasiones
+