El Hedonista El original y único desde 2011

“Para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Emily Dickinson

Menu abrir sidebar

Restaurantes

GASTROBOTÁNICAEl Invernadero, de Rodrigo de la Calle, abre “sucursal” en Mónaco

Por segundo año consecutivo, el Hotel Métropole elige un chef español para las cenas de estío de su restaurante Odyssey.

Hasta finales del mes de agosto, el Odyssey, ubicado al aire libre en la primera planta del Hotel Métropole, en Montecarlo, es una “antena” del restaurante El Invernadero, del chef madrileño Rodrigo de la Calle (1 estrella Michelin), conocido por su cocina gastrobotánica. Como ocurriera con Carme Ruscalleda en 2018 y en el mismo restaurante, propone su menú gastronómico  (noches, de martes a sábado): de ocho platos, donde no hay espacio para el pescado ni para la carne.

El pasado año por estas fechas escribíamos aquí sobre la experiencia vivida degustando la cocina de Ruscalleda en el Odyssey. Tanto éxito tuvo en Mónaco, que el elegido este año ha sido otro español, Rodrigo de la Calle (1976). Hijo de agricultor y nieto de cocinero, se interesó desde muy joven por el tema de la botánica, trasladándolo al plato. Como ha señalado, “mi colaboración en el laboratorio Joël Robuchon desde 2014 fue una etapa determinante en mi recorrido profesional”, agradeciendo al estrellado chef, fallecido en 2018, por haber creído en él. Como se sabe, Robuchon se ocupaba de los restaurantes del Métropole.

Originalidad en la presentación de cada una de las propuestas del menú de degustación de El Invernadero para Odyssey, caso por ejemplo de la remolacha –la porción preparada llega sobre una gran remolacha en el interior de un tiesto– o la paella con maíz y patata dulce, entre otros ingredientes. Porque se come también por los ojos y además quien asiste a una ceremonia de este tipo, aparte de tiempo, tiene que poder apreciar todos los matices y sumergirse de lleno en la fuente de inspiración del chef, cuyas consignas son productos frescos, de calidad y de temporada.

Nos hechiza su pan de tomate, con un toque ácido, que va muy bien con el aceite de oliva español que lo acompaña; al fusionar ambos el resultado es exquisito. Lo sirven al principio y es conveniente que uno lo vaya dosificando en el transcurso de la cena.  Además, con cada propuesta, nos llega un zumo, en sintonía con lo que nos traen. Aunque no haya ningún plato que contenga ni carne ni pescado, no se apuren, porque uno se va con la sensación de haber comido bien y sano. Y todo al aire libre y frente a la piscina, junto al espacio que diseñara Karl Lagerfeld.

Y si encima se encuentran con Rodrigo, caso que nos ocurrió –no está todos los días en el Odyssey, al tener que atender igualmente su restaurante de la madrileña calle de Ponzano, 85, y supervisar otros que tiene en Madrid y Pekín–, comprobarán que no solo es un buen chef, sino una persona de gran calidad humana que desea que ante todo quienes degusten su cocina –porque aquí, si no lo dijimos antes, se come degustando–, salgan con una sonrisa.

__________________

P.D.: Si además del menú que De la Calle ha preparado para el Odyssey, quieren descubrir otras novedades relacionadas con el paladar en su próxima estancia en Mónaco, les sugerimos también el restaurante Omer, especializado en cocina mediterránea, desde España a Israel, pasando por Túnez, Grecia… Este no es efímero, sino permanente, lo capitanea Ael chef Patrick Laine y se halla en el Hotel du Palais. Una buena idea es almorzar en él y cenar en Odyssey. Así pueden comparar.

www.abrahamdeamezaga.com

Restaurantes

Todo esto
y mucho más
en Restaurantes
+