El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

Sin categoría

DS5 1.6 BlueHDI 120 CV StyleProbamos el DS5: mayoría de edad

El DS5 se erige como el buque insignia de la nueva marca independiente DS con el objetivo de volver a reeditar el éxito del Tiburón... ¿será capaz?

Como ya hiciera hace 60 años, DS vuelve al panorama automovilístico como marca independiente. Y si hace seis décadas el Tiburón fue su gran apuesta, ahora, a principios del siglo XXI, el DS5 coge el testigo de aquel exitoso modelo. Nosotros ya lo hemos probado.

Dicen que las segundas partes no son buenas, aunque en este caso, estaríamos hablando de una segunda parte… y media. Hace 60 años Citroën decidió desdoblarse presentando su submarca DS, o lo que es lo mismo, la división de vehículos de corte más Premium que cautivó a todos los automovilistas de mediados de los años 50. El principal responsable fue, sin duda, el Tiburón. Un modelo que fue un auténtico éxito de ventas desde que fue presentando en el Salón de París de 1955 (donde batió todos los records comerciales del momento).

El mítico vehículo se mantendría vigente durante 20 años, siendo 1975 el último año… de su primera vida. Sí, porque en 2010, es decir, 35 años después de su desaparición, Citroën decidió que ya era hora de resucitarla. Para ello, la gala puso en liza dos modelos de volumen: el DS3 y el DS4, ambos derivados de sus primos-hermanos C3 y C4, respectivamente, pero con un diseño más deportivo y una calidad mayor.

Sin embargo, todavía faltaba un gran vehículo, aquel que fuera capaz de reeditar el éxito del Tiburón y, sobre todo, de representar el lujo, refinamiento y tecnología de la que  hacía gala la marca DS durante la segunda mitad del siglo XX. Con la idea de restaurar el comentado modelo completamente descartada, el peso recayó sobre el vehículo que protagoniza estas líneas: el DS5. Una mezcla entre deportivo, berlina y familiar con la que la firma gala quería apuntar alto: en concreto al territorio de las berlinas Premium.

Sin embargo, si ya de por sí es complicado entrar en dicho segmento, hacerlo con un vehículo tan peculiar como el DS5 y, sobre todo, con el doble chevrón en su parte delantera, convertía la situación casi en imposible. Por ello, cinco años después de volver a resurgir, DS se ha independizado y curiosamente ha sido el DS5 quien ha iniciado dicha independencia.

Cambio de imagen

Una emancipación que, como todo buen adolescente que regresa a casa de los padres en busca de ropa limpia o de comida casera, no acaba de ser completa. Bien es cierto que cuenta con un frontal completamente nuevo, donde el logo DS preside ahora una calandra hexagonal en la que anteriormente se situaba el doble chevrón de Citroën. Parrilla que está flanqueada por otra de las novedades de este restyling: las ópticas delanteras DS LED Vision, formadas por faros direccionables que combinan la tecnología xenón con módulos LED que recuerdan las inserciones de unas piedras preciosas. Un detalle vanguardista que marca buena parte de la personalidad y mejora considerablemente la iluminación (opción que nuestra unidad no equipaba). Un mayor número de colores para la carrocería o más juegos de llantas de aleación completan el resto de elementos novedosos de este DS5.

Otro de los puntos que refleja que este DS5 todavía no ha ‘cortado los lazos’ con su marca matriz es el habitáculo. En él no se perciben grandes cambios con respecto a su predecesor, salvo por la introducción de una nueva pantalla central táctil de 7 pulgadas que, además de haber eliminado una docena de comandos para mostrar una consola más limpia y minimalista, integra un renovado sistema multimedia con función Mirror Screen que permitirá sincronizar la mayoría de smartphones del mercado. Por lo demás, todo se mantiene igual al mantener un habitáculo cuidado e inspirado en el mundo de la aeronáutica. En efecto, este DS5 mantiene una de sus principales características: la doble consola central, o lo que es lo mismo, una situada en el salpicadero (como el resto de modelo) desde la que se pueden controlar casitodas las funciones principales del vehículo, incluyendo la comentada pantalla central, y la otra en el techo, a modo de caza de combate, destinada a comandos específicos como los techos solares, la iluminación…

Un diseño algo caótico para el que se necesitará tiempo de adaptación pero que no riñe para nada con una calidad superior. En este sentido, destacan detalles como el reloj analógico situado, las inserciones que imitan la fibra de carbono o la tapicería de cuero con un diseño similar al de una correa de reloj o el techo panorámico dividido en tres secciones (conductor, copiloto y ocupantes traseros) a causa de la consola superior.

Mecánicamente adaptado

El buque insignia galo también ha dado un paso al frente en lo que a eficiencia se refiere, pues incorpora los últimos motores del Grupo PSA, tanto gasolina como diésel, que son mucho más efectivos y limpios. De las seis opciones disponibles, donde incluso hay lugar para una variante híbrida de 200 CV, en elhedonista elegimos la diésel de acceso.

Comercialmente conocida como DS5 BlueHDI 120 CV, bajo el alargado capó del modelo francés se esconde un pequeño motor de 1.6 litros turboalimentado que desarrolla 120 CV. Se trata de un bloque silencioso y suave que ofrece un empuje perfecto desde que la aguja del cuentarrevoluciones pasa de las 1.700 rpm. En combinación con una caja de cambios manual de seis relaciones, de tacto suave y preciso, el vehículo ofrece un consumo homologado de 3,8 l/100 km, cifra que en condiciones reales es complicada de lograr, pero los 5,5 litros que conseguimos nosotros son un dato muy a tener en cuenta.

Puede que no estemos ante el propulsor con más brío de toda la gama (para eso están tanto el BlueHDI de 180 CV como el THP de 210 CV), pero si por algo destaca la versión escogida es por su confort de marcha. La suspensión filtra perfectamente las irregularidades mientras que la insonorización del habitáculo nos evoca a las mejores berlinas de representación.

Equipado como los mejores

Porque eso es lo que pretende DS con este DS5, ser una referencia en su segmento (sea el que sea ya que no hay ningún otro coche parecido a él); y para ello ofrece un equipamiento acorde a lo que intenta demostrar. Cierto es que para acceder a los elementos más lujosos como la tapicería de cuero, las llantas de 19 pulgadas, el acceso y arranque sin llave, el techo solar, los faros DS LED… será necesario combinarlo con el acabado Style, el tercero más alto de la gama (por debajo están el Design y el Desire mientras que el Sport, situado por encima, no está disponible con este motor), siendo necesario desembolsar nada menos que 32.750 euros… a lo que habrá que añadir el coste de cada una de estas opciones (entre 400 y 1.100 euros). Pero este DS5 es lo que es: un vehículo Premium y como te contamos hace una semana, todo aquel que quiera acceder al lujo, será mejor que empiece a pagar.

Sin categoría

Artistas

Otoño con Renoir

Barbara Jiménez-Alfaro

El Museo Thyssen de Madrid y la Fundación Mapfre de Barcelona compiten con dos exposiciones sobre el gran pintor impresionista. leer

Todo esto
y mucho más
en Sin categoría
+

Tecno&Motor

Tecno&Motor

Probamos el Jaguar F-PACE: agilidad felina

Karam El Shenawy

Dicen que para todo hay una primera vez. Pues bien, el F-PACE no solo ha supuesto la primera incursión de Jaguar en el mundo de los todoterrenos, sino que además se atreve a hacerlo con un motor de gasolina pequeño, potente y con un gran carácter deportivo. Aquí tienes la prueba completa. leer

Tecno&Motor

Probamos el BMW Serie 6 GT: perfecta bipolaridad

Karam El Shenawy

Es uno de los modelos más sorprendentes de la actualidad. En 5,09 metros es capaz de aglutinar todo el lujo de una berlina de representación, con el tacto deportivo de un cupé. En las siguientes líneas ponemos a prueba el nuevo BMW Serie 6 GT en su versión 640i impulsada por un bloque de gasolina de 340 CV. ¿El resultado? Lo sabrás al seguir leyendo. leer

Todo esto
y mucho más
en Tecno&Motor
+