El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

#Hedogente

Presenta su nuevo disco "Granados versus Falla" en MadridPablo Amorós: “la cultura nos da de comer espiritualmente”

Conciertos en Estados Unidos, España y Perú, y la presentación de su nuevo disco cierran el fructífero año del pianista cordobés

El pianista cordobés Pablo Amorós, formado en Londres con la prestigiosa Noretta Conci, se mueve por los auditorios del mundo con la misma soltura y despreocupada elegancia con la que recorre su casa. Acaba de dar dos conciertos en Lima, uno de ellos con el gran chelista español Iagoba Fanlo, y poco antes tocaba en Toledo, Detroit, Michigan, y otras ciudades de EEUU. Ahora está preparando su próximo concierto en España, además de la presentación de su segundo disco el próximo 21 de noviembre en la SGAE (Madrid) y su gira por varias ciudades de China en 2017. Después tocará en Argentina y Uruguay, en 2018 volverá a Estados Unidos (Detroit, Pittsburg, Cleveland) y ¡quién sabe dónde más! En su repertorio, la música clásica española ocupa un lugar prominente, un tesoro del que se siente embajador internacional. Mientras contesta con pasión y energía a las preguntas, uno siente que todo es posible, que la cultura y la música pasarán a ser parte importante de nuestra sociedad y que el talento será un valor protegido y estimulado.

¿Qué se necesita para ser un buen pianista?

Un buen maestro con el que te adaptes bien. Una persona clave en mi vida ha sido Cristina Bruno, muy exigente y perfeccionista, con una formación musical y humanística de un nivel altísimo. Fue una mujer legendaria que me cambió el concepto del músico, y de la importancia de la humildad del intérprete, de la seriedad de la música.

¿Hubo alguien decisivo para que te dedicaras a esta profesión?

A mí Joaquín Achúcarro me cambió la vida. Es un pianista de talla mundial que en una clase magistral me contagió su entusiasmo por la música clásica. Es un auténtico maestro, bondadoso pero exigente, como un buen padre, porque lo que te hace mejorar es que te pongan retos.

¿Cómo surgió tu segundo disco Granados versus Falla?

Grabé este disco porque este año se cumple el centenario de la muerte de Granados y el 70 de Falla. Como toco mucha música española por el mundo me gustó la idea de dar a conocer a estos dos grandes músicos. También con motivo del disco se creó un espectáculo con el actor Emilio Gutiérrez Caba con el que estamos haciendo una gira por España.

¿Alguna preferencia a la hora de seleccionar el repertorio?

Toco lo que me gusta y apasiona. No hago distinción, pero sí creo que hay que elegir bien el repertorio pues luego lo tocas toda la vida. Nunca se acaba de perfeccionar, así que mejor que te guste mucho.

Con tanto viaje por el mundo ¿tienes algún auditorio favorito?

Todo va bien si se cumple lo que me acaba de ocurrir en Lima: el público, el trato, la acústica del auditorio y el piano, todo maravilloso. Me divierte mucho tocar allí. Hace poco disfruté también en el auditorio del Museo de las Artes en Toledo, Ohio, y, por supuesto me gustan mucho el Auditorio Nacional de Madrid y el de la Maestranza de Sevilla, que son excepcionales.

¿Dónde te gustaría tocar?

Donde me llamen y haya gente que quiera escucharme con ganas.

¿Viajas con tu piano?

Me encantaría, pero es muy caro e incómodo. Casi nadie suele hacerlo, aunque el gran pianista polaco Zimerman diga “para mí el piano es como un cepillo de dientes, no uso el de otra persona” pues él se traslada por Europa con un Steinway en una roulotte detrás del coche (Sonríe). Muchos de los recuerdos que me quedan de un concierto tienen que ver con la calidad del piano, aunque en general, suele haber buenos instrumentos en los auditorios.

¿Qué proyectos tienes?

Me hace mucha ilusión dar los próximos conciertos del mes de junio en China. Son ocho conciertos muy seguidos en doce días y en distintas ciudades. Además les llevo música española… me pregunto cómo reaccionará el público.

¿Qué nos falta en España para subir el nivel?

Debería haber una educación artística desde la escuela, como decía Barenboim. Es necesario que se valore más esta profesión porque la cultura nos da de comer espiritualmente. Hay que fomentar el orgullo por apoyarla e impulsar una ley de mecenazgo que permita que entren inversores privados. El 21% del IVA es nefasto y muchas veces se programa sin consistencia por falta de dedicación.

¿Has sentido menos apoyo aquí?

No es tanto un problema de apoyo como de percepción. Tuve la sensación de que llegaba a un mundo diferente cuando llegué a Londres. Allí, cuando decía que era pianista, nadie me preguntaba “y qué más” como hacían aquí.

¿Y la enseñanza musical?

Ha mejorado mucho. Hay escuelas excelentes como la del Reina Sofía pero lo más sorprendente es que haya tanto talento con un sistema de educación tan poco exigente.

¿Tu piano soñado?

¡Por supuesto un Steinway!

#Hedogente

Todo esto
y mucho más
en #Hedogente
+