El Hedonista El original y único desde 2011

“Creo que moriré de poesía”.Nicanor Parra

Menu abrir sidebar

La Agenda Secreta

Abraham de Amézaga

Es periodista, conferenciante y escritor. Vive en París desde hace una década desde donde capta lo esencial de una vida de lujo.

Vive en París. Es periodista, corresponsal en Europa de Vogue México y conferenciante. Ha publicado tres libros, dos biografías y uno, el último, titulado Inspiradoras, sobre medio centenar de mujeres que han acaparado su atención, con prólogo de su amiga, la escritora Lola Gavarrón. Es un
apasionado por la estética pero que no juzga en base a ella la personalidad de alguien. También es un hedonista exquisito de mirada única.

Abraham de Amézaga es periodista, conferenciante y escritor. Vive en París desde hace una década, aunque comenta: “he de confesar, ‘humildemente’, que nací en un lugar ‘más importante’, BILBAO”. Futuro: Trabaja en un proyecto junto al fotógrafo E. Moreno Esquibel sobre Besos.

cuestionario

Museo y un pintor/escultor/fotógrafo/artista:
El museo dedicado a Cristóbal Balenciaga, de Getaria, a pesar de la contradicción entre gran edificio y pequeñas salas, es el lugar más apropiado si se quiere ver lo mejor de la costura. Me gusta mucho el fotógrafo Robert Mapplethorpe y su relación con Patti Smith. No olvidaré la muestra suya a la que asistí por primera vez en el Bellas Artes de Bilbao, hará más de quince años.

Película: La ley del deseo, de Almodóvar. Aunque es de hace más dos décadas, la vi el otro día en el iPad.

Libro: The great Gatsby, de Scott Fitzgerald. Cuántos grandes cayeron… Y caerán. Recuerdo que tenía unos veinte años cuando lo leí. Me marcó positivamente.

Canción, un disco: Slave to love, de Bryan Ferry. Sé que es ochentosa. Me gusta su ritmo y fue un privilegio el haberla escuchado frente al mismísimo artista, en el Eden Roc, en Cap d’Antibes, tras el desfile Crucero de Chanel, en mayo pasado. En cuanto a discos, cualquiera de Bowie.

El plan perfecto: Tomando prestado el título de aquella canción del genial Gainsbourg, no se me ocurre nada mejor que sea, sex and sun.

Una ciudad: Miami, pero con coche… y alguien que me lleve, por aquello de que ¡aún no me saqué el carnet de conducir!

Un hotel: Intento evitar las cadenas, aunque a veces no queda más remedio. Uno de mis preferidos es el Beau Rivage Palace, de Lausana, donde residió varios años Gabrielle Chanel. Además, está enterrada no muy lejos de allí, por deseo propio.
Un rincón (secreto) para desconectar: La mesa-camilla de cualquier buen SPA. Recomiendo el de La Prairie del Hotel Le Bristol, de París, y su masaje Le Bristol Signature.

El viaje pendiente: A cualquier lugar, pero no con cualquier mujer, sino con aquella abierta a la aventura, a lo desconocido, sin a prioris o un rosario de manías. ¿Hay alguna candidata que reúna estos requisitos?

Un perfume: Voyage de Hermès

El cosmético de tratamiento: Hydramax + Active, de la línea Précision de Chanel, en fluido. Lo uso desde hace años.

Una rutina de cuidados: Limpieza e hidratación. Soy consciente de que ya no tengo 20 años, de que estoy mucho más cerca del doble, y que se necesita un antiarrugas. Mi niño interior se resiste, pero muy pronto me parece que va a claudicar.

Un truco que nunca falla: Sonreír, sonreír y sonreír. Esas arrugas son las más lindas.

En su frigorífico/despensa siempre hay…: Una botella de champán. Mis favoritos son el rosé de Ruinart o de Billecart-Salmon, una firma menos conocida pero no por ello menos buena.

El restaurante que no falla: Elegiría dos, si se me permite; el primero, en París, y el segundo, en Tokio: Laurent. La tarta veraniega de tomates es exquisita, en terraza y oyendo piar a los pajaritos… y a tan solo unos metros de la ruidosa avenida de los Campos Elíseos. Y Kikunoi, una de mis mejores experiencias en gastronomía japonesa de alta gama.

Una bebida (y marca en caso de vino, alcohol, etc): Los vinos suizos figuran entre mis favoritos. Hay un pequeño viticultor, Varonier. Su Réglisse es excelente.

Un cóctel (y con qué ingredientes: Un buen gin tonic, de Bulldog, preferentemente en vaso ancho, por supuesto.

¿Cómo define su estilo?: Sencillo, más bien clásico. Apuesto por las prendas y complementos de siempre… De calidad, claro. Poco pero bueno.

Última adquisición: Un trench de Burberry.

Un complemento imprescindible: Un reloj Movado vintage, de los años 50. Es mi favorito.

La marca a la que es fiel: Con las marcas soy muy infiel. Me gusta mucho Hermès, un valor seguro; Bottega Veneta, Loro Piana y Delvaux.

Último regalo recibido: el perfume 07 de Odin New York. En París se puede adquirir en Jovoy, el templo de las fragancias raras.

Último regalo que ha hecho: Una botella de vino italiano, dulce, que encantó a la agasajada, cosa que sin duda me alegró.

¿Qué locura(s) se permite?: Decir lo que pienso (casi) siempre. Y con los años, cada vez más.

Un capricho reciente:Un bolso Amazona masculino, pero que he devuelto porque no me acababa de ver con él.

La Agenda Secreta

La Agenda Secreta

Marina Conde, de La Condesa

Miguel de Santos

Su agenda secreta es tan original como sus diseños. Marina Conde es una luchadora infatigable que ha conseguido posicionar su marca, La Condesa, y sus diseños en lo más visible del made in Spain. Y sin perder nunca su eterna sonrisa. leer

Todo esto
y mucho más
en La Agenda Secreta
+