El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

La Agenda Secreta

Diego Cabrera

'Le Cabrera' siempre es un buen lugar por el que dejarse caer. Sus cócteles son los responsables.

Creció en Quilmes, Argentina. Y se marchó para establecerse primero en Barcelona y, después, en Madrid. En su moto, se mueve de un lado a otro. De Bárbara de Braganza al Pº de Recoletos porque en el número 2 de ambas vías tiene barra. Para las tardes y noches frías que han de llegar, regresaremos una y otra vez a la primera. Le Cabrera siempre es un buen lugar por el que dejarse caer.

Diego Cabrera es barman de Le Cabrera. Vive en Madrid. Es uno de los bartender más reputados del país. Lo es ante la clientela y con los colegas de profesión. Y es que con otros geniales creadores como Carlos Moreno y Mario Villalón comparte mucho más que admiración. Su oficio, tan sacrificado, le tiene atado a Madrid. Pero a la menor oportunidad se escapa. Cerca o lejos. No importa. Lo bueno es la sensación de emprender un viaje.

cuestionario

Una ciudad: Trinidad, en Cuba. Llegué y no la esperaba así. Es señorial, cuidada y con un cielo estrellado. Conocerla por vez primera fue mágico.

Un hotel: Lebua at State Tower, en Bangkok.

Un rincón (secreto) para desconectar: Litos, en Zamora. Es el pueblo de Mario Villalón. Lo visité hace apenas unas semanas. Es perfecto para olvidarte del ruido, las prisas, la cotidianidad…

El viaje pendiente: La Panamericana, de punta a punta, y en caravana.

Un perfume: No uso.

El cosmético de tratamiento: Aloe vera.

Una rutina de cuidados: Hacer deporte. Entre mis propósitos para el nuevo curso: empezar a correr. Pero no encuentro ningún acompañante para las 04.00 horas, que es cuando termino de trabajar. ¿Algún candidato?

Un truco que nunca falla: Una ducha fría.

Último regalo recibido: Un ukelele. De tanto repetir que quería aprender a tocarlo, me lo han regalado. ¡Y estoy encantado!

Último regalo que ha hecho: Un vinilo de Johnny Cash and the Tennessee two, live 1958.

¿Qué locura(s) se permite?: Tomar un vuelo a cualquier lugar.

Un capricho reciente: Una coctelera de plata y cristal de los años 40. Las colecciono y ésta es una joya.

En su frigorífico/despensa siempre hay…: Fruta de todo tipo y siempre fresca.

El restaurante que no falla: Sin duda, el Gastrobar de Le Cabrera y Cien Llaves, en Palacio de Linares. Pero también El Padre, Sudestada y claro, Viridiana.

Bebida: Heineken bien fría.

Un cóctel: Siempre un Manhattan.

¿Cómo define su estilo?: Casual y desenfadado.

Última adquisición: Una pajarita.

Un complemento imprescindible: Sombrero.

La marca a la que es fiel: El Ganso. Su estética concuerda perfectamente con mi forma de ser.

Museo y un pintor/escultor/fotógrafo: Quizá el Museo de Historia Natural de Nueva York. Y me quedo con Ricardo Darín; es un actor capaz de provocar risa y llanto al mismo tiempo.

Película: O Brother! de los hermanos Cohen.

Libro: El Médico de Noah Gordon.

Canción, un disco: Pop in Swing de los Pink Turtle.

El plan perfecto: Poder caminar durante horas y, como broche, tomar un Manhattan acompañado de un steak tartar. Y después, dado que yo trabajo por las noches, tener una sobremesa agradable en la que planificar la jornada

La Agenda Secreta

Todo esto
y mucho más
en La Agenda Secreta
+