El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Modo on

Beatriz Goizueta en origen, y Fátima Bravo y Nadia del Pozo desde enero, ponen alma a este bonito proyectoBeatriz Goizueta, de Laibaján

Su proyecto recupera trabajos de artesanos de todo el mundo qu se comercializan, fundamentalmente, on line.

Hace siete años, Beatriz Goizueta, depués de 30 años dedicada al mundo de la comunicación y de la moda – haciendo producciones de moda para Telva, Cómplice, Marie Claire; como figurinista de cine y 15 años como directora de comunicación de Hermés Iberica- decidió parar y vivir la vida con mayúsculas, que es como les gusta decir a los que dan el paso de buscar la esencia en lo pequeño, en lo importante, en un intento de conectar con la verdad, tomándose la propia vida en serio sin darse ninguna importancia. Para entonces, su conocimiento del mundo de los artesanos, de su forma de compromiso con el trabajo, era enorme. Y por ahí enfocó su mucha energía y su total sensiblidad, que es grande y universal, por lo que de manera natural creó Laibaján ( “Light by hands”/ luz a través de las manos), un proyecto que aúna a artesanos de todo el mundo, que más que una tienda on line es un contenedor de trabajos exquisitos al alcance sólo de gente especial.

Este año, se han unido al proyecto Fátima Bravo de Laguna licenciada en Ciencias de la información con 12 años de experiencia  en distintos medios de comunicación, radio, TV y gabinetes de prensa y desde México, Nadia del Pozo, licenciada en Humanidades y periodismo y fotógrafo.

¿Cuál es el nombre y a qué se dedica vuestra empresa?

El nombre de nuestra empresa es Laibaján que tiene que ver con la frase “Light by hands” luz a través de las manos. Pusimos ese nombre a este proyecto porque indica de una forma muy gráfica y sonora el trabajo de los artesanos y su capacidad para transmitir esa luz , y la fuerza y coherencia de sus creaciones,  a través de sus manos.

¿Cuándo y por qué nace?


He trabajado muy cerca de los mejores artesanos del mundo  durante quince años en Hermès y fue allí donde nació mi pasión por el verdadero significado de esa palabra. Cuando dejé mi puesto en esa preciosa casa, decidí que quería ayudar a recuperar esos  oficios y su forma de vida, porque en esa coherencia es donde se manifiesta toda la belleza de los objetos que hacen.

¿Cuántos socios sois? ¿Cuántas persona trabajan en ella?
Empecé sola hace siete años, pero ahora somos tres. Tuve la suerte de encontrarme por el camino a dos personas, Fátima Bravo de Laguna y Nadia del Pozo, que entendían y compartían conmigo los mismos principios y entusiasmo por este proyecto. Así decidimos unirnos y aunar nuestras fuerzas y pasiones. Esta asociación ha dado mucho empuje a Laibaján,  así como la  posibilidad de expansión territorial ya que Nadia vive en México y se encarga de todo lo referente a ese país que está lleno de tradición y fuerza.

¿Con qué dificultades os habéis encontrado en los inicios?
Las dificultades son muchas 
ya que vivimos en un mundo donde prima la inmediatez, el tirar y comprar sin ningún valor, el capricho puntual y nosotros vendemos todo lo contrario. Volver a recuperar la palabra necesidad, es decir, comprar algo útil que te acompañe y viva cerca de ti durante mucho tiempo. Un objeto que se va transformando con el tacto, con el uso y  que va adquiriendo una pátina que cada vez lo hace más bello. Piezas que por estar muy bien pensadas y construidas son atemporales. Para nosotros la palabra ecología no es una moda , es algo necesario porque no podemos olvidar que nuestra salud y el cuidado del medio ambiente están en juego; no podemos comprar con total inconsciencia. Llevar un bolso de cuero con tintes o productos tóxicos implica que cada vez que lo tocamos estamos introduciendo en la piel ese tóxico. Y no se puede olvidar que nuestra piel es el segundo, si no el primer, órgano digestivo. Todo lo que tocamos con la piel va directo a la sangre. Son todos estos principios y muchos más los que nos hacen trabajar contracorriente, guiadas con la gran fuerza que nos da esa coherencia y sentido de todo lo que hacemos.

¿A qué tipo de público os dirigís?
Nos dirigimos a un público que vive con esa consciencia y ésta, hoy en día, la encontramos a cualquier edad. Es gente con enorme sensibilidad. Esto no es una cuestión solo de cultura  si no de 
sentido común y como he apuntado  anteriormente , de sensibilidad, que no es lo mismo que  sensiblería.

¿Qué parte del negocio se produce en España y cuánto se produce/fabrica fuera?
En España trabajamos con artesanos de diferentes provincias. El resto de nuestras piezas las realizan artesanos de México, Guatemala, Colombia, Marruecos, Grecia, de El Tíbet… Constantemente estamos buscando trabajos artesanales en diferentes partes del mundo que respondan a nuestra filosofía, así vamos ampliando poco a poco nuestro catálogo con propuestas basadas en la calidad del trabajo artesanal, en la pureza de los materiales con los que se realizan y cuyos procesos de elaboración sean respetuosos con el entorno.

¿Cómo y en qué países comercializáis?
Tenemos puntos de venta en Madrid, en Canarias y en Gerona. También vendemos a través de nuestra tienda online, www.laibajan.com. Nuestra idea es expandirnos y contar con puntos de venta en distintas partes de Europa; también estamos valorando la posibilidad de vender nuestros productos en México.

¿Qué satisfacciones has encontrado? ¿Merece de verdad la pena?
Mi proceso ha sido largo y muy profundo. Dejé de trabajar en empresas del mercado porque a mi me supuso un conflicto enorme darme cuenta de la cantidad de tiempo que empleamos para hacer cosas que no tienen verdadero sentido. Comprendí que llevaba treinta años relacionándome con un mundo bastante caótico y quería empezar a relacionarme con la VIDA, que es algo totalmente distinto. Esto implicaba ser consciente cada minuto de mi vida de lo que tenia entre manos y ahí fue cuando observé que el mundo de los artesanos, en su mayoría, mantenía esa coherencia de vida que yo buscaba. Están implicados con el medio ambiente-ecología  y se nutren de la riqueza que la naturaleza nos ofrece a través de unos profundos conocimientos de la materia. Es un tipo de vida que me gustaría fomentar para que la gente joven conozca y tenga la opción de elegir lo que quieren hacer con su vida. Para conseguir esto tenemos que lograr entre todos que ese tipo de vida sea sostenible y genere riqueza.

¿Qué consejos daríais a otros que, como tú, quieran montar su propia empresa?
Lo primero que les recomiendo es que reflexionen sobre lo que realmente creen que es importante en la vida, cuáles son sus pasiones, creencias y valores. Montar una empresa implica mucho esfuerzo y dedicación y tienen que creer firmemente en lo que hacen; cuando una persona es consciente de que lo que está haciendo merece la pena y trabaja con entusiasmo, convicción y motivación, estoy convencida de que tarde o temprano verá los resultados. También han de tener mucha paciencia porque el proceso es lento y se van a encontrar con muchos obstáculos. Se necesita mucha valentía para salir adelante a pesar de las dificultades.

¿Montaste la empresa que querías o la que pensaste que era rentable? ¿Volverías a meterte en una aventura similar?
Sin lugar a dudas que lo volvería a hacer. Monté lo que quería y desde luego no pensando en su rentabilidad inmediata aunque soy de las que pienso que si haces una cosa bien hecha, tarde o temprano, da sus frutos. Es el modelo de negocio en el que creemos  y todavía nos exige mucho trabajo y dedicación, pero pensamos que si lo logramos habremos dejado un granito de arena que servirá para hacer feliz a mucha gente.

2 respuestas a Beatriz Goizueta, de Laibaján

  1. cesar dijo:

    Muy buena entrevista, muy interesante. Un comentario al respecto de la artesanía.
    Soy peruano aunque vivo en España hace 30 y siempre que viajo a Perú siento algo de pena cuando veo todo el potencial que hay en artesanía, con excelente materia prima, madera, lanas de la mejor calidad, tintes naturales etc. un sin fin de posibilidades. pero que siguen fabricando lo mismo desde hace 50 años. Quizás puedas encontrar allí un buenísimo potencial.

  2. Carmela casares dijo:

    A mi me hacéis muy feliz. Comulgo, completamente, con tus planteamientos.
    Te mando todo mi respeto y admiración .
    ¡Enhorabuena por vuestro trabajo!

Modo on

Todo esto
y mucho más
en Modo on
+