El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Modo on

Emilio Capela se transforma en Lord Wilmore

Viajaba de un país a otro, por cuatro continentes, contratado por una empresa mientras soñaba con crear la suya.

Las personas inquietas tienen una doble virtud: no se ponen límites y disfrutan con la acción. Su curiosidad innata las empuja a asomarse a nuevos escenarios, investigar, atreverse, cambiar, volverse a atrever… Ese es el espíritu intrépido que posee también Emilio Capela. Estudió Ingeniería Industrial en Madrid y Toulouse y después de hacer prácticas en empresas como Iberdrola o Airbus, decidió dedicarse a la consultoría estratégica.

Comenzó su carrera profesional en Oliver Wyman, una empresa americana con la que vivió y trabajó en más de diez países de cuatro continentes. Y después de cosechar suficientes éxitos como para sentirse satisfecho, decidió dar un giro y crear la empresa que llevaba años buscando como usuario: una marca de gafas graduadas que aunase calidad, diseño, comodidad en el proceso de compra, y precios razonables.

¿Cuál es el nombre y a qué se dedica tu empresa?
Lord Wilmore, la única marca española de gafas de diseño con venta 100% on-line. Al poder vender en toda España, no sólo en un barrio/ciudad, y al no tener alquileres a pie de calle ni maquinaria, podemos vender nuestras gafas entre 55 y 75 € con las lentes graduadas incluidas (tenemos subcontratado un laboratorio óptico que nos monta las lentes graduadas en las monturas).

¿Cuándo y por qué nace?
A principios de 2012, estaba buscando cambiar mis viejas gafas rectangulares de pasta por unas redondas o de madera. En las ópticas que ofrecían diseños atractivos, los precios no bajaban de los 450 € (montura más lentes) así que me fui a una gran cadena buscando gafas a 70 € pero acabé pagando 160 € por los suplementos y llevándome unas gafas que no me encantaban. Así que salí de la óptica frustrado y preguntándome cuáles serían los costes de unas gafas graduadas para tener que venderlas tan caras (mi graduación es baja y no necesito lentes reducidas).
Empecé a indagar y descubrí que por toda Europa y Estados Unidos había gente que vendía las gafas graduadas on-line a precios muy asequibles. Pero todos vendían marcas ya establecidas, con lo que al final las gafas de diseño seguían siendo algo costosas. Así las cosas, decidí crear mi propia marca de gafas de diseño con distribución 100% on-line y precios asequibles.

¿Cuántos socios sois? ¿Cuántas personas trabajan en la empresa?
Lord Wilmore es mi aventura personal y profesional por lo que por ahora soy el único accionista, aunque me estoy planteando dar entrada a nuevos accionistas para acelerar el crecimiento de la empresa. Actualmente empleo de manera directa a tres personas, apoyados por un equipo óptico de cinco personas más y un proveedor logísitico que gestiona todos los aspectos del negocio relacionados con ese tema.

¿Con qué dificultades te has encontrado en los inicios?
Nuestra mayor dificultad ha sido la de darnos a conocer al gran público. En un mercado en el que las grandes cadenas gastan millones de euros en publicidad (que luego repercuten en el precio de las gafas, obviamente) es muy difícil que una marca sin presupuesto de marketing consiga darse a conocer de forma masiva. En este aspecto, las iniciativas de apoyo y visibilidad a emprendedores por parte de los medios son, en mi opinión, la mejor ayuda que se puede dar a los emprendedores.

¿A qué tipo de público os dirigís?
Nuestro público principal es gente joven de entre 20 y 45 años que está acostumbrada a la compra on-line y que no tiene tiempo o ganas de desplazarse a las ópticas para probarse monturas.
Nos dirigimos a gente a la que le gustan las gafas, que entiende que es el complemento que más tiempo llevamos puesto y el que más se ve. Son personas a las que les gustaría poder tener más de un modelo y renovarlos más a menudo, pero que no quiere gastarse más de 150 o 200 € cada vez que se compra unas gafas.
Para ese tipo de gente la posibilidad de recibir tres o cuatro monturas en casa o en el trabajo, probárselas, que se las recojamos gratis y que luego le mandemos las que le hayan gustado con su graduación con un precio final de entre 55 y 75 €, supone una oferta única y muy atractiva. Así es como funcionamos.

¿Qué parte del negocio se produce en España y cuánto se produce o fabrica fuera?
El montaje de las lentes lo realizan ópticos en Madrid, así como la resolución de dudas sobre graduaciones y cuestiones ópticas. La atención al cliente en los aspectos comerciales, el marketing y la logística también se gestiona desde España. Las lentes se las compramos al distribuidor español de un fabricante alemán y las monturas las buscamos por todo el mundo. Asistimos a las ferias de los fabricantes más relevantes de Europa y Asia y hablamos con las fábricas para conseguir que nos hagan tiradas pequeñas de modelos que diseñamos con ellos o que tienen descatalogados (en ocasiones encontramos auténticas joyas que ya no fabrican pero que al tener los moldes hechos son susceptibles de ser reeditados en series pequeñas).

¿Cómo y en qué países comercializáis?
Por ahora estamos vendiendo sólo en España y Portugal. Esto es así porque uno de nuestros principales diferenciadores es el servicio de prueba gratuita en casa y los envíos dentro de la península son gratuitos.

¿Qué satisfacciones has encontrado? ¿Merece de verdad la pena?
Supongo que eso depende de lo que estés buscando antes de emprender. En mi caso, el trabajo en consultoría había dejado de ser tan estimulante como al principio y buscaba trabajar en algo que me hiciese aprender cosas nuevas, que me supusiese un reto constante y que me permitiese crear valor para mis clientes de manera tangible. Sin duda estoy consiguiendo todo esto y el camino, aunque es duro y más difícil de lo que parece al principio, está mereciendo la pena.

¿Qué consejos darías a otros que, como tú, quieran montar su propia empresa?
Que lo piensen bien antes de lanzarla, que piensen qué necesidad van a cubrir y por qué lo van a hacer mejor que los que ya están tratando de cubrirla. Que verifiquen que el mercado es suficientemente grande y que si las respuestas les satisfacen se lancen a por ello sin dudarlo y tener sin miedo al fracaso (ni al éxito).

¿Montaste la empresa que querías o la que pensaste que era rentable? ¿Volverías a meterte en una aventura similar?
Sin duda alguna monté la empresa que quería. Antes de dejar mi trabajo para lanzar Lord Wilmore estuve barajando otras ideas de negocio, pero ninguna me convenció. Sin embargo, cuando se me ocurrió montar Lord Wilmore supe que esa idea sí quería desarrollarla.
Esto no está reñido con el hecho de que montase la idea que pensaba que era rentable. Yo creo que crear una empresa se reduce a ofrecer a tus clientes un producto especial y la mejor relación calidad precio para poder crecer y ofrecérselo a muchos más clientes. Por eso no me hubiese lanzado a crear ninguna empresa que no tuviese un significativo valor diferencial y una clara viabilidad económica.
Eso no significa que no haya espacio para la solidaridad, por ejemplo, ya que nosotros hemos creado una marca solidaria desde el primer día. Por cada par de gafas que vendemos le donamos otro a los niños de Anidan Kenya, Aldeas Infantiles o Soñar Despierto Barcelona, con lo que ayudamos a mejorar la calidad de vida y aumentamos las probabilidades de éxito en el colegio de estos chicos. A esta iniciativa la hemos llamado Abre los ojos. 

13 respuestas a Emilio Capela se transforma en Lord Wilmore

  1. Juan dijo:

    Excelente iniciativa. He estado curioseando por la web y el servicio de prueba en la oficina me parece una idea buenísima. Da gusto ver que hay gente valiente y creativa en España!

    • Marta dijo:

      Tan original no es… lo de donar una por cada venta lo hace TOMs desde hace años. Aún así yo ya he pedido tres pares para probar a ver que tal… si alguna me gusta el precio me parece buenísimo!

  2. Imma dijo:

    Hace pocos días que tengo unas gafas de sol graduadas Lord Wilmore. El servicio ha sido muy bueno y el precio, excelente. Estoy muy satisfecha con el producto, así que pienso recomendarlo a todos mis amigos. El único “pero” (por poner alguno) es que no hay mucha variedad de modelos, supongo que con el tiempo ampliareis el catálogo.

  3. Emilio dijo:

    Me agradaría recibir información de su producto.

  4. javier dijo:

    utilizo gafas de graduación progresiva, 3,8 para lejos y 2,5 para lejos.
    Mi pregunta es la siguiente: suministran este tipo de gafas, y también si las hacen de sol.
    mucha gracias

  5. ALBERTO VEGAS dijo:

    ME GUSTAIRA RECIBIR MAS INFORMACION.
    MUCHAS GRACIAS Y FELICIDADES POR LA INICIATIVA

  6. JOSE LUIS PINO OSUNA dijo:

    me gustaria recibir informacion y pagina web. gracias.

  7. arturo Mayordomo dijo:

    Gracias a personas tan inquietas, el “mundo” progresa y somos mas felices.
    ¡Adelante y enhorabuena a todas las personas inteligentes¡

  8. esteban lozano abellan dijo:

    hola me gustaría recibir mas información llevo gafas progresisvas y de bastante graudaccion y son demasiado caras soy pensionisnta

  9. A mi me han cobrado 109 euros por unas gafas para poder conducir mi coche y ahora me han dicho que debo llevar otras de recambio en el vehiculo.

  10. Ibai dijo:

    ¿También graduáis por internet? ¿O tengo que seguir yendo A la óptica de toda la vida que paga sus impuestazos por tener un local en el pueblo y darle vidilla al mismo junto con otros comercios? ¿Tengo que seguir graduándome la vista con esa profesional de los ojos con años de estudio que tanto se ha interesado por mi vista y la cual me ha atendido con una sonrisa y no me ha cobrado por graduarme? Yo lo tengo claro, seguiré yendo a donde esa emprendedora que lucha por sacar su negocio adelante a pie de calle. Menos internet y más consumo responsable. Menos multinacionales y más autónomos.

  11. Emma dijo:

    Hace algunos días entró en mi establecimiento sanitario (òptica) un Sr. de mediana edad que quería ajustar sus gafas y mientras lo hacía me dijo que con uno de los ojos no veía nada. Le pregunté si le habían dicho alguna vez que ese ojo era gandul y me dijo que no. Afortunadamente en ese momento no estaba visitando a nadie y le ofrecí visitarlo. Tenía una catarata muy madura en ese ojo y la presión intraocular elevada en ambos ojos. Ambas condiciones si no se tratan a tiempo conducen a una ceguera segura. Por supuesto el Sr. salió inmediatamente de allí hacia el hospital con una carta recomendando visita oftalmológica urgente por los motivos antes indicados. Y de pagar nada, que menudo susto tenía.. En las ópticas no solo se venden gafas, se ofrecen servicios profesionales que en muchas ocasiones finalizan con la derivación a un oftalmólogo. Si no se vendieran gafas, estos servicios tendrían un coste más elevado debido al gran coste de los aparatos que utilizamos para poder ofrecerlos. Si decides comprar on line no olvides hacer tu revisión visual anualmente.

Modo on

Modo on

Paulo Pereira da Silva

Miguel de Santos

Es el inventor del papel higiénico negro. Un investigador que ha convertido un producto de primera necesidad en un objeto de deseo. leer

Todo esto
y mucho más
en Modo on
+