El Hedonista El original y único desde 2011

“Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.”. Montesquieu

Menu abrir sidebar

Modo on

Jonathan González, de pastelería Cabo Busto

Su pastelería estás en Asturias y ha sido nombrada una de las mejores de España. Por algo será.

Con solo veintipocos años Jonathan González ha creado una de las mejores pastelerías de España (según los críticos gastronómicos de Gastroactitud). Ellos destacan su habilidad con las tartas tradicionales, como la de avellana o la de crema de arroz con leche, pero ésta permanece también con postres más sofisticados o en los básicos, como es un sencillo hojaldre. Entre amasado y amasado, Jonathan tarda tres días en conseguir el hojaldre que quiere, el perfecto. Pero lejos de jactarse de ello, la humildad con la que habla evidencia que los reconocimientos no se le han subido a la cabeza porque Cabo Busto, situada en el pueblo asturiano de Busto, es una de esas pocas pastelerías que consigue desviarte de la ruta para celebrar el trabajo bien hecho.

Creció conociendo de cerca el mundo de la panadería y se formó en pastelería y cocina. Alumno aventajado de Julio Blanco, trabajó en Pomme Sucré (Gijón) y Casa Gerardo (Prendes) entre otros. Pero echaba de menos la tranquilidad de su pueblo y volvió a la casa materna para abrir la pastelería Cabo Busto. “Fue duro al principio pero aposté por la calidad y ahora estoy contento. Además he encontrado lo que quería: poder desayunar con mi abuela, pasear con mi madre, salir a correr por la senda de Cabo Busto, sentir cada día la brisa del mar…” .

¿Cuál es el nombre y a qué se dedica tu empresa?
Pastelería Cabo Busto. Me dedico a la pastelería dulce y salada, bollería y panadería

¿Cuándo y por qué nace?
La pastelería Cabo Busto nació  en el verano del 2012 porque disfruto con mi profesión y  quería tener algo mío. Quería disponer de libertad para innovar y crear y poder decidir sobre el tipo de pastel, sabor… que tenía entre manos.

¿Sólo la llevas tú o sois varios socios?
No, no tengo socios pero hay un profesional, un buen amigo mío, con el que trabajo mano a mano y con el que estoy muy contento.

¿Es una empresa familiar?
No, en la empresa sólo estoy yo, pero cuento con todo el apoyo de mi familia porque sin ellos todo esto no sería posible.

¿Con qué dificultades te has encontrado en los inicios?
El estilo de pastelería del pueblo es muy tradicional y cuando intento introducir novedades me arriesgo y en ocasiones no funciona. Pero poco a poco voy innovando y creando cosas nuevas  y algunas van calando porque al exponerlas en las vitrinas los fines de semana me llega la buena aceptación por parte de las personas del pueblo. Para mí es un gran éxito… porque yo  lo que quiero es disfrutar de la vida, de mi profesión y de la tranquilidad de mi tierra.

¿Te diriges a algún público en concreto?
Me dirijo tanto a la gente del pueblo como a los que vienen durante el fin de semana del resto de la provincia.  Además, estoy introduciendo mis productos en restaurantes, fiestas, bodas… y, especialmente, estoy intentando impulsar y comercializar a nivel nacional la inigualable ‘Tarta de Asturias’, un postre patentado por mí. Está pensada para poder ser trasladada –admite viajes sin alterarse- y elaborada a partir de productos 100% asturianos: compota de manzana de huerta, mazapán de avellana, avellanas tostadinas y mermelada de sidra. Una delicia.

¿Hay personas que vienen de fuera para conocer tu tienda?
La verdad es que sí. Vienen personas de Oviedo, Madrid… veraneantes que han oído hablar de mis pasteles o personas que están haciendo la Ruta Cabo Busto y se pasan por aquí.

¿Todo es artesano y se produce en la tienda? ¿Compras algún ingrediente de fuera?
Sí, todo es artesano. Tengo una huerta con árboles frutales y todos los ingredientes son naturales y asturianos con alguna pequeña excepción que adquiero fuera, como la haba tonka, y las vainas de vainilla fresca, pero poco más, todo lo demás es autóctono.

¿Cómo comercializas los productos?
A traves de las redes sociales y del boca a boca. De martes a viernes trabajo por encargo y el fin de semana se abre la pastelería de Cabo Busto al público. Sólo se vende en tienda el fin de semana -al entrar en el pueblo de Busto existen indicadores que te llevan a la pastelería- o se hacen envíos por encargo.

¿Qué satisfacciones has encontrado?
No puedo estar sin mi pastelería, tengo pasión por mi trabajo, lo necesito y disfruto. Me encanta ver que la gente repite o recibir un mensaje privado agradeciéndome lo ricos que están los pasteles o la llamada de unos novios que depositan la confianza en mí para los pasteles de boda. Eso me llena de ánimo para seguir adelante.

¿Merece de verdad la pena?
Sí, por supuesto. Pierdes un poco de libertad, pero ganas otras muchas cosas como sentirte bien con lo que haces. El agradecimiento y la confianza de la gente es para mí lo más importante.

¿Qué consejos darías a otros que  quieren montar su propia empresa?
Lo primero es partir de una buena formación y profesionalización, sabiendo que nunca se debe parar de aprender, reciclarse. Eso implica humildad para seguir creciendo todos los días. Y además, trabajo, trabajo y trabajo y pasión por lo que haces, lo tienes que llevar en la sangre. Sacar un bollo, ver como se hornea con su masa madre natural y mirarlo cuando está listo no tiene precio. El pastelero está dando vida a esa masa. No hay nada que se pueda igualar.

¿Montaste la empresa que querías o la que pensaste que era rentable?
Monté lo que que quería y volvería hacerlo exactamente igual, en la misma ubicación y con la misma gente.

6 respuestas a Jonathan González, de pastelería Cabo Busto

  1. Gonzalo y Carmen de Andes. dijo:

    Eres un crac, jonathan, en lo de ayer en Blanco, te volviste a superar. Nos vemos.Un saludo

  2. Fran dijo:

    Leí este articulo desde Buenos Aires, donde vivo hace 7 años aunque soy de Arriondas, y te escribo para felicitarte por tu proyecto, pero sobretodo por el valor que tuviste para priorizar tu bienestar personal. Me agradó mucho leer la entrevista y en cierto punto “envidié” (sanamente) tu determinación. Enhorabuena! de verdad. Y a ver si algún dia pruebo alguno de tus productos. Suerte!!!

  3. jose dijo:

    Felicidades desde Sevilla. Con profesionales como tú salimos pa´lante seguro.

  4. Teresa dijo:

    Desde el año que Jonathan abrió su negocio, he vuelto cada verano a pasar una semana en Busto, y ahora espero con implaciencia volver y disfrutar de mi pasteleria favorita. Simplemente sublime

  5. Maria dijo:

    La tarta de dos chocolates sencillamente para perder el sentido, es todo un profesional y un chico muy agradable

  6. Alberto Diaz dijo:

    Aunque vivo en los Estados Unidos nací en el concejo de Valdés, me da mucha alegría ver a las nuevas generaciones ilusionadas con esta profesión a la que yo amo tanto. Yo tambien le dediqué 50 años de mi vida trabajando en varios países (los últimos 20 en la enseñanza).
    Este verano pasaré por ahí a haceros una visita. Felicidades y mucho éxito.

Modo on

Modo on

Paulo Pereira da Silva

Miguel de Santos

Es el inventor del papel higiénico negro. Un investigador que ha convertido un producto de primera necesidad en un objeto de deseo. leer

Todo esto
y mucho más
en Modo on
+