El Hedonista El original y único desde 2011

“Todo lo que de vos quisiera es tan poco en el fondo porque en el fondo es todo.”. Julio Cortázar

Menu abrir sidebar

Modo on

Salvador Chanzá, de Lord Jack Knife

Su empresa tiene el objetivo de extender la cultura de la auténtica barbería, la que tiene clase.

Lord Jack Knife nació el 28 de julio de 1983 a las 11 de la mañana. Aunque de poder elegir, quizás lo hubiese hecho entre la década de los 20 y los 50. A la edad en la que las barbas germinan, el director de la academia le dijo “vas a fracasar”. Pero se lanzó al monte como un eremita convencido de querer ser maestro barbero, renovador, pionero. “Cuando empecé, dije: me he equivocado“. Al tiempo se desmintió, entregado a las escuelas sajonas, emprendiendo una travesía hacia un nicho que de tan tradicional había sido abandonado, en el que él vio una oportunidad en lugar de un contratiempo. Desayunó, comió, cenó y durmió aprendiendo la técnica del afeitado en 14 movimientos, que viene a ser como poner la muñeca a jugar la final de Wimbledon, yendo y viniendo a esa red que es la cabeza del cliente. Tras su primera barbería en Valencia ha abierto dos en Noruega y es, también, consultor para barberos alrededor del mundo.

– ¿Cuál es el nombre y a qué se dedica tu empresa?
Lord Jack Knife es una empresa que tiene por objetivo extender la cultura de la verdadera barbería con clase y elegancia entre consumidores, profesionales del sector del cuidado personal y marcas que compartan una misma filosofía.

– ¿Cuándo y por qué nace?
Nace del deseo de comunicar el buen gusto y las buenas maneras en contacto directo con todo lo que rodea el oficio de barbero. Tras haber aprendido un oficio y desarrollarlo individualmente, toqué fondo buscando la diversificación y ello me llevó a la bancarrota, en 2012, fue entonces el momento de reinventarse. Entendí qué fallaba en el mercado y qué hacía que todo fuese estereotipado.
Bajo la máxima “Genuine Barber Education”, se busca educar a consumidores, mostrándoles los pasos a dar para descubrir aspectos como: el estilo adecuado, las soluciones cosméticas ajustadas a cada caso, las rutinas domésticas en cuidado personal, etc. Del mismo modo hago lo propio educando al profesional para que aprenda a entender las necesidades de sus clientes, dejando lo artístico a un lado para ir directo al grano en la personalización de servicios.
Estos 2 pilares conforman la fidelidad de consumidores y profesionales abriendo aún más el abanico de colaboraciones con las marcas, que buscan referentes con credibilidad ante el mercado.

– ¿Cuántos socios sois? ¿Cuántas persona trabajan en ella?
LJK es una sociedad unipersonal, lo cual no implica que no se lleven acuerdos con otras empresas y grupos inversores para el desarrollo de proyectos conjuntos.

– ¿Con qué dificultades te has encontrado en los inicios?
Las dificultades de invertir sin capital fueron y son las más latentes, cultivando ingenio y cambiando inversión financiera por inversión de tiempo y conocimiento. Usar armas distintas que permitiesen continuar con el crecimiento y expansión de la marca LJK.

– ¿A qué tipo de público os dirigís?
Directamente al público masculino, aunque indirectamente al femenino pues bien sé que son las mujeres quiénes sirven de mensajeras para extender la marca, teniendo en cuenta este hecho, como hombre, sé perfectamente que nada engancha más que admirar casos exitosos en los que uno quiere verse reflejado, y por qué no, llegar a ser algún día como nuestros iconos.

– ¿Qué parte del negocio se produce en España y cuánto se produce/fabrica fuera?
No busco focalizar esfuerzos en un solo mercado, el tipo de producto que vendo puede desarrollarse globalmente, y eso busco.
Pese a que he abierto mecha en el mercado noruego con 2 barberías y buscando la tercera, no descuido mis orígenes, y por ello presento una colección de lifestyle masculino hoy día 13 de abril en Cosmobelleza Barcelona, siempre desde un punto de vista elegante y con clase, con la que pretendo mostrar estilos de vida cosmopolitas que sirven de inspiración tanto a consumidores como a profesionales.

– ¿En qué países estás presente?
Con base en Oslo (Noruega) en cuanto a espacios físicos, donde cuento con 2: Respecto a seminarios educativos toco países como España, Polonia, Italia, Alemania, Francia y México. Aunque tengo ya el punto de mira en nuevas economías emergentes.

– ¿Qué satisfacciones has encontrado? ¿Merece de verdad la pena? 
Absolutamente, no concibo mi vida sin involucrarme en proyectos, nunca he buscado un empleo sino que siempre me ha gustado ofrecer un concepto; no vendo servicios sino experiencias que perduran y trato de adaptar este modelo de negocio a los consumidores potenciales de cada mercado.

– ¿Qué consejos darías a otros que, como tú, quieran montar su propia empresa?
Mi sugerencia es que apuesten por la pasión, pues del mismo modo que nos emocionamos al ver un concierto de nuestro artista favorito, pasa lo mismo cuando sentimos pasión por el proyecto que desarrollamos. La pasión es el más potente virus epidémico que podemos transmitir.

– ¿Montaste la empresa que querías o la que pensaste que era rentable? ¿Volverías a meterte en una aventura similar?
Monté la empresa que quise. Ahora más que nunca busco aprender más y más de mi etapa como emprendedor, sigo creyendo que hay muchos objetivos por cumplir y muchas facetas por mejorar, pero tengo fe ciega y eso refuerza mis energías para llegar donde quiero. Antes era más aventurero, hoy en día soy más calculador y si veo la oportunidad, busco iniciar un nuevo proyecto sin pestañear un solo instante.

Modo on

Todo esto
y mucho más
en Modo on
+